EL Ciego Bartimeo

  • 0

EL Ciego Bartimeo

Category:Uncategorized

Pastor General Jorge Juárez 07 de julio del 2019

Bartimeo era un hombre que estaba ciego, mendigando y sentado junto al camino, considero que la condición de la Iglesia es como Bartimeo, está sentada junto al camino, siendo Dios el camino, en pocas palabras está estancada, sin visión y mendigando.

Debemos entender que no hemos sido puestos para mendigar sino para dar, “no tengo oro ni plata, pero lo que tengo te doy”.  Y hay un mundo necesitado de la realidad de un Cristo, si la iglesia no tiene poder de este evangelio nos vamos a quedar a expensas de un sistema que cada vez se torna más complicado.

Marcos 10:46-52

46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.

47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!¡Hijo de David, ten misericordia de mí!

49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.

50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.

51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.

52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

V. 46

Cuando hablamos de Jericó, lo vamos a identificar como las ciudades amuralladas, los limites, nosotros tenemos que romper lo que nos limita para salir de Jericó, en nuestra vida pasada hay situaciones que nos han mentido y lamentablemente nos hemos quedado en lugares amurallados en fortalezas que muchas veces están en nuestros pensamientos y mente quedándonos limitados. Porque hemos dejado de crecer en el conocimiento del Señor en el propósito en lo que podríamos proyectar. Tenemos que pensar ¿Cuáles son mis límites? ¿Qué me tiene cerrado o limitado? para tomar acción y salir de ahí.

Al Salir de Jericó el Señor iba con sus discípulos y con multitudes, nosotros debemos aceptar el reto y pagar el precio para ser discípulos y no estar entre la multitud, aceptando el llamado del Señor, pues hemos sido llamado a buscar lo de arriba no lo material.

Lo primero que debe de haber es un arrepentimiento que me saque de las multitudes para volverme a Cristo, media vez se nace de nuevo se abandona el plano natural para entrar al plano espiritual, dentro de ese plano espiritual nos dieron una promesa, la promesa del Espíritu Santo.

En el camino Jesús se encuentra con el ciego Bartimeo quien estaba mendigando.

Mendigar: Solicitar con humillación, someterse bajar la cabeza y sujetarme a una autoridad.

Hemos sido llamados a ser cabeza y no cola, pero hay un sistema un mundo con el que tenemos que estar batallando constantemente pero no lo tomamos en serio como para romper esos límites y vencer tarde o temprano empieza a ver desencanto, a poner la mirada donde no se debe poner y la confianza donde no debe estar. Dejamos de mirar a Cristo, caemos en religiosidad en culpa y en un momento determinado nos sometemos a lo que no deberíamos y es un sometimiento humillante.

Muchos han bajado la cabeza en sus vidas, se sienten derrotados, se han dado por vencido en sus matrimonios, en la relación con sus hijos y en lo que desean en sus propias vidas y en lo que Dios desea para sus vidas porque no han descubierto su propósito.

Lo que debemos anhelar es que haya un despertar en la iglesia, cada uno tiene que pelear lo que es necesario pelear para salir.

Para el nombre Bartimeo no hay significado pero el Papa se llamaba Timeo, lo cual significa:  INMUNDICIA, lleno de impureza.

¿Qué le ha pasado a la iglesia? Nos hemos llenado de inmundicia de impureza de basura a través de doctrina falsos pensamientos de estilos de vida, cuando sabemos que Dios viene por una Iglesia sin manchas ni arrugas.

¿Cómo salgo yo de una condición de esa? Aunque muchas veces no sabemos que nos metió, puede ser por ofensas no resueltas, decisiones incorrectas, decisiones fuera del consejo de Dios porque no consultamos a Dios más bien queremos que Dios respalde nuestras decisiones, aunque estas no estén bajo el principio bíblico. Eje. El divorciarse, el ser adultero, el tener negocios ilícitos.

Mientras uno no decida salir de Jericó, limpiar el campamento de todo lo que ha dado lugar para que haya inmundicia no podrá salir de esa condición.

V. 47 y 48

Oyó ¿Qué oyó?  Que Jesús estaba ahí, no lo miraba porque estaba ciego, pero Jesús estaba ahí porque gritaba, porque estaba desesperado sabía que había una oportunidad y la oportunidad era Jesús, no quería seguir en esa condición y sabía que el que poda sacarlo de esa condición está ahí porque lo oyó. ¿Cuánto hemos oído de Jesús?  Ante la situación que vivimos lo que deberíamos hacer en CLAMAR, no me gusta como estoy, pero tengo un ¡¡Dios vivo!! Levantar la voz.

¿Pero sabe qué hace la multitud? Tratar de Callarlo, ¿Qué nos calla a nosotros? El orgullo, la pena, pero ¿dónde dejamos nuestra necesidad?, tenemos que buscar, clamar y pedir misericordia.

V. 49

Y Jesús se detuvo… ¿Qué detuvo a Cristo? No solo fue el grito que el siego dio era la FE, uno no busca a Dios sin fe, cuando con fe buscamos a Dios logramos que Él se detenga.

Cuando Jesús se detiene mando a llamarlo, los que fueron por él le dijeron “Anímate”,  

Animar: Tomar fuerza para levantarse

  • Nosotros tenemos un llamado, Jesús nos está llamando (estar mendigando no es el final)

Dios cuando nos saca de una condición nos saca, Él no hace una tarea a medias, Él nos libera nos perdona, no nos medió perdona o medio nos libera, Él nos reconcilia no nos medió reconcilia, Él quita nuestra desnudes y nuestra vergüenza, no medio la quita, tan es asi que no se recuerda de nuestro pasado.

V.50-52

Jesús llama al ciego lo anima, cuando el ciego está freten a Jesús, Él le pregunta ¿Qué quieres que haga? Parecía una pregunta de más… pero ¿nosotros sabemos que es lo que realmente queremos?

¿Quedarnos en la misma posición (en la pocilga) pero que le lleven de comer? El lugar que Dios tiene destinado para nosotros no es el de los marranos, es en la casa del Padre.

Si te pregunto hoy ¿Qué es lo que realmente necesitas? ¿Qué es lo que quieres que el Señor haga? ¿Lo tienes claro?, ¿qué Manto esta sobre tu vida, que necesitas que Dios quite?

Dios es bueno…. Hay que Clamar pidiendo a Dios “Ten misericordia de mi”


Leave a Reply

Buscar…..

ACERCA DE NUESTRA IGLESIA

 

La iglesia de Cristo Maranatha nació en el año de 1985 con el fin de ser llevar la Palabra de Dios a la comunidad y edificar sus vidas brindándoles el cuidado espiritual del que todos somos necesitados y llevarlos, por medio de la guianza del señor, al conocimiento de Cristo y por consiguiente a la madurez espiritual a nivel individual y como iglesia de Cristo.

 

NUESTRA UBICACIÓN

Calle Antigua Huízucar , Quinta Lorena Col. Dolores, San Salvador

(503) 2242-3333
info@iglesiamaranatha.org